À noter
Pas d'accès à l'intérieur du château de 12h30 à 14h30 du 1er décembre 2018 au 31 janvier 2019.

Las obras de restauración: 2015-2018

Después de las intervenciones en el pabellón del guarda en 2007-2008, en el invernadero de los naranjos y en la capilla en 2012-2013, el castillo fue objeto de una campaña de restauración total de 2015 a 2018. En estas obras se acometieron reformas tanto en el exterior como en el interior del monumento.

Château de Voltaire en restauration / 2015-2018

La prioridad de la restauración

El monumento conserva las huellas de sus sucesivos dueños y de las modificaciones que le hicieron, sobre todo en el interior del castillo y en el parque del dominio. El Centro de los monumentos nacionales optó por una restauración que tuviera en cuenta esa historia escrita a lo largo de los siglos XIX y XX. Esto permitió no llevar a cabo ninguna modificación mayor de la distribución y de la volumetría heredada de esos dos siglos.

 

Obras del castillo de Voltaire
© Patrick Tournebœuf - Tendance floue / Centro de los monumentos nacionales

  

Primero se acometieron grandes obras en las cubiertas y en las fachadas, con el fin de restaurarlas y mejorar la estanqueidad del monumento. La naturaleza de las intervenciones en el interior varió según los niveles. En paralelo, se llevó a cabo una obra importante en las colecciones. Tan magna obra se condujo bajo la promoción del Centro de los monumentos nacionales y la batuta del contratista principal François Chatillon, arquitecto jefe de los monumentos históricos. 

Château de Voltaire, restauration de la couverture 

Château de Voltaire, façade latérale est 

Los tejados

Se han restaurado los tejados del cuerpo central y de los dos pabellones. Se trataba solo de sustituir las pizarras y los elementos de plomo con el fin de mejorar la estanqueidad de la cubierta. Además, para garantizar una mayor longevidad de la obra, los elementos de zinc se sustituyeron por cobre estañado, cuyo color se eligió por ser el más parecido posible al del plomo. Las espigas de parhilera también se han restaurado.

 

Castillo de Voltaire, restauración de la cubierta 
© Patrick Tournebœuf - Tendance floue / Centro de los monumentos nacionales

 

La estructura también se ha revisado. Para poder llevar a cabo estas obras en las cubiertas, se desplegó un gran "paraguas" sobre los andamios que rodeaban el castillo. La intervención de los carpinteros, de los techadores y de los canteros pudo así realizarse con total seguridad y al resguardo de la intemperie. 

Château de Voltaire, façade

Las fachadas

Construidas con una piedra para construcción procedente de un gres muy arcilloso utilizado en Suiza y fácil de tallar, la molasa, las fachadas del castillo presentaban numerosas patologías, y especialmente una pérdida de materia considerable. Las partes más alteradas se sustituyeron o se reconstituyeron y en el resto de las fachadas se limpiaron los adornos y revestimientos.

Los elementos de madera (ventanas, puertas, puertas vidrieras y contraventanas) solo se sustituyeron cuando su estado no permitía restaurarlos y todas las intervenciones se hicieron de la misma manera. Dos ventanas en la planta baja, que se habían dejado ciegas, se volvieron a abrir y su carpintería se hizo imitando el modelo existente. La terraza acristalada también se ha restaurado.

Château de Voltaire, salon d'axe 

Château de Voltaire, cabinet des tableaux 

Las salas interiores y las obras de las colecciones

En el marco de la campaña de restauración, casi 460 objetos (mobiliario, óleos sobre lienzo, estampas, pasteles, candelabros…) se desmontaron, almacenaron y fueron objeto de obras de restauración de las colecciones. Este fue el caso de dos óleos sobre lienzo, diez marcos en madera dorada y cincuenta y cinco estampas y pasteles.

El estudio de los inventarios, de las cuentas y de la correspondencia, permitió definir un programa de enriquecimiento, basado en equivalentes históricos.

La incorporación de mobiliario adicional permitió completar en la planta baja del castillo su dimensión voltairiana según los diferentes inventarios, la maqueta y las muestras de tejidos reunidos por Catalina II y conservados hoy en San Petersburgo. Los libros de cuentas del dominio también han revelado información sobre los pedidos de mobiliario y la vida material del castillo.

  

Salida de las colecciones y de los muebles del castillo
Foto: Sarah Dupont / Centro de los monumentos nacionales

 

Las colecciones se han enriquecido gracias a los depósitos del Mobiliario Nacional, del Museo de Bellas Artes de Lyon, del Museo de Brou en Bourg-en-Bresse, de los museos de Bellas Artes de Angers y de Nantes, así como del Instituto-Museo Voltaire de Ginebra y de la Voltaire Foundation de la Universidad de Oxford.

Rez-de-jardin, château de Voltaire

El recorrido de la visita

La visita transcurre en cuatro tiempos. La primera secuencia se desarrolla en las tres primeras estancias del recorrido. Se abordan las condiciones de la llegada de Voltaire a Ferney, el desarrollo del pueblo bajo su impulso y la vida en el dominio de Ferney. Se describen la obra y los grandes combates librados por Voltaire a través de un doble dispositivo audiovisual y multimedia. Se descubre asimismo una parte de la colección de cuadros del dueño de la casa, así como la «Voltairomanía» que se produjo cuando este aún vivía.

 

Plano - Prohibida la reproducción. Todos los derechos reservados.

 

La segunda secuencia permite revivir el peregrinaje a Ferney inmediatamente tras la muerte de Voltaire.

En la tercera secuencia, el visitante penetra en el universo de Madame Denis, gracias a una fiel restitución de sus dependencias.

Por último, en la estancia de las sirvientas de Madame Denis, el visitante puede apreciar la resonancia y la posteridad de las ideas de Voltaire a través de un dispositivo audiovisual rotundamente contemporáneo.

En la planta baja, a la altura del jardín, los espacios (antes cerrados al público) se dedican a exposiciones temporales y a talleres pedagógicos. Por otro lado, se ha creado un espacio de descanso.

Accesibilidad

En el marco de la restauración del castillo y de la reorganización del recorrido de visita, se ha prestado especial atención al público con alguna discapacidad.

Se ha instalado un ascensor para acceder a todas las plantas y su ubicación se ha elegido para adecuarse lo mejor posible al edificio. El hueco del ascensor ocupa el espacio de un antiguo pasillo de servicio. Esta importante modificación permite a las personas con movilidad reducida visitar todo el monumento.

Las inmediaciones del castillo también se han tratado desde la entrada para facilitar la circulación.

Por último, se ofrecen herramientas de mediación adaptadas: maqueta táctil del castillo en el siglo XVIII para captar la distribución y el aspecto exterior e interior de la residencia (incluidos los elementos decorativos) tal como lo conoció Voltaire; plano en ligero relieve del dominio en el siglo XVIII para percibir su extensión, su organización y su proximidad con el pueblo de Ferney y Ginebra; soportes audiovisuales traducidos en la lengua de signos francesa.

Las fuentes 

Las antiguas dependencias de Madame Denis, sobrina de Voltaire y señora de la casa, se restituyeron a su estado original, volviéndose a montar la alcoba de la cámara, gracias a la excepcional documentación reunida por Catalina II de Rusia, y conservada hoy en San Petersburgo, en particular el plano y la maqueta de la residencia, así como las muestras de los tejidos. Esto ha permitido volver a tejer fielmente las tapicerías murales del salón y de la cámara en la fábrica especializada Prelle de Lyon. 

Gracias al análisis de las fuentes de inventarios, las cuentas y los comentarios de los coetáneos, se han vuelto a amueblar estas dos estancias con el fin de transmitir la personalidad capital de Madame Denis, en Ferney y junto a Voltaire. 

La restitución

El salón recuerda la intensa actividad social del castillo y los conciertos de clavicordio interpretados por Madame Denis. Adquisiciones de sillones, obras de Pierre Nogaret, recuerdan, por su número, esta presencia. La cámara expresa la búsqueda de confort y de intimidad del siglo de las Luces. Las colecciones de muebles del Mobiliario Nacional contribuyen al éxito de este proyecto (cama de madera pintada de blanco hacia 1760, mesita, canapé y sillones de Pierre Nogaret) completados con depósitos del Museo de Bellas Artes de Lyon (cómoda, sillón, pequeños enseres de aseo, candelabros). 

Estas colecciones son perfectos equivalentes históricos. La incorporación del nuevo mobiliario para estas dos estancias, posible gracias a una política de depósitos, permite a los visitantes penetrar en una intimidad reconstituida, tal como pudo vivirla Voltaire.